Tim Curry y su explosión travesti

A través del tiempo han existido personajes que llegan a crear en los espectadores momentos mágicos, estos momentos mágicos pueden ser tanto de emociones románticas, alegres y de felicidad o pueden llegar a ser actuaciones tan sublimes que hasta haciendo personajes malvados o antagonistas de la película llegan a crear un culto hacia ese personaje, esto se debe muy probablemente a que existe una suma de factores, como lo son: un actuación formidable del actor que realiza un personaje, una buena estructuración y formación del personaje en el guion o la obra, y también detalles como vestuario y gestos  que crean un bloque sólido para que un personaje llegue al corazón del espectador.

vaActuaciones buenas hay muchas, actuaciones memorables podemos contar pocas, pero encontrar actuaciones realmente excelentes y que aparte sean realizadas por el actor que encarne al antagonista de la película o la obra es muy difícil, tenemos el caso de Heath Ledger quien encarnó a un villano y su actuación llegó a opacar al protagonista.

Yendo más atrás en la historia nos encontramos con un personaje que es todo un desafío describir, el Dr. Frank-N-Furter de la película The Rocky Horror Picture Show  del año 1975, interpretado por el gran actor Tim Curry, a pesar de ser el antagonista o el malo de la película es inevitable enamorarse de este personaje que está lleno de contenidos sexuales y marcado por una fuerte protesta en contra de la homofobia y que pide a gritos una gran libertad social, vestido con un corsé y medias negras agujeradas y una actitud sensualmente femenina hace que los protagonistas realicen juegos y actividades que salen de su mente retorcida.

Este personaje más que crear fanáticos creó una explosión de ideas y pensamientos de libertinaje o liberación dependiendo del punto de vista en que se vea, y por lo tanto el fanatismo se convirtió en idolatría y culto hacia este memorable personaje, debido a lo que representaba y que se puede decir lo que representa en esta época todavía.