Siempre se puede volver a disfrutar

Ya hace más de 40 años que tuvo lugar en el UA Cinema de la ciudad de Merced, en el estado de California, el estreno de la película The Rocky Horror Picture Show, el largometraje americano dirigido por Jim Sharman y que fue una adaptación de la obra de teatro Rocky horror show. La trama buscaba, haciendo uso de la ironía y de la exageración, tratar el tema de la homosexualidad y el travesti como una crítica a los convencionalismos de la época, pero divirtiendo a los espectadores, por lo que su temática puede ser catalogada como camp, debido a que en sus personajes prospera el amaneramiento y la dignificación de la homosexualidad. También satirizaba a las películas de ciencia ficción y de horror.

Para algunos el mejor musical que nunca se haya hecho, catalogándolo de divertido e hilarante, en tanto que para otros es una producción de baja calidad con un contenido ofensivo. Llegando incluso a  catalogarla como una orgia en una sala de teatro. En contraposición la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos la calificó, en el año 2005, como «cultural, histórica y estéticamente significativa» en tanto que el National Film Registry la selecciono como material cinematográfico de preservación.

Su influencia es tal que películas y series comerciales han hecho capítulos o escenas con alusión a ella, como en el caso del film Fama, o las series Glee y aquellos maravillosos 70’s por nombrar solamente algunos ejemplos. Incluso el videoclip del tema Hotel Nacional, del álbum Miss Little Havana, de Gloria Estefan, comienza con una imagen claramente identificable con  esta película. También Fox se aventuró recientemente con un remake como serie de televisión, pero que no tuvo tan buena suerte entre los espectadores del canal de televisión por cable ni entre los críticos.

Lo que si es cierto, es que su influencia ha hecho que aun hoy en día las personas busquen verla por lo que existen salas de cine de todo el mundo que la proyectan, y  la obra de teatro continua  poniéndose en escena ano tras ano, en diversos escenarios de diferentes ciudades y países, tales como Nueva York y Madrid.

En uno y otro caso sus legionarios o fanáticos gustan de participar activamente, mediante fiestas temáticas en la sala, cantando  como Susan Sarandon lo hizo en el film original o incluso  bailando el Time Warp o recitando  los diálogos, que por cierto conocen de memoria.

Tal vez usted se encuentre entre estos asiduos y siempre este tras la pista de la puesta en escena, pero si no, quizás vale la pena ir a ver la obra de teatro que nuevamente este ano y ya por 19 temporadas, vuelve a presentarse en Madrid. El público asistente es variado, ya que acuden todo tipo de personas, desde banqueros a oficinistas y también cerrajerosprofesionales electricistas. El único requisito es ser mayor de 16 años de edad,  tener la intención de pasar un buen rato y utilizar los objetos de utilería que le proporcionaran en la entrada  y que vienen incluidos en el costo del ticket, o por si las duda lleve usted los suyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *