Lo que seguramente no sabías de The Rocky Horror Picture Show

Es posible que seas un auténtico fanático de esta película, pero también es posible que haya aspectos y pequeños detalles de ella que no conocías. Vamos a recorrer algunos de ellos, aspectos que han pasado desapercibidos para el gran público, pero que en su momento tuvieron una cierta relevancia o, al menos, forman parte de la otra historia de The Rocky Horror Picture Show.

Comenzamos por su origen: el musical. Un musical que se estrenó en el mundo entero, pero que en países como Australia, Finlandia, Estados Unidos o Alemania lo hizo censurado. Y, a pesar de ello, solo tres años después de su estreno, la 20th Century Fox decidía hacer la película.

Vamos a hora con los actores. Primero por los que no llegaron a serlo: Mick Jagger, que suspiró por el papel de Frank-N-Furter, y Steve Martin, que llegó a hacer una audición para interpretar el papel de Brad. Y ahora con los que no solo protagonizaron la película, sino que ya habían hecho lo propio en el musical: Tim Curry, Patricia Quinn y Nell Campbell.

Y nos trasladamos ya al rodaje de la película. Un rodaje nada agradable, por cierto. La grabación se realizó en un plató inglés en el que no había calefacción, de poco sirvieron las quejas de Susan Sarandon, obligada a actuar ligera de ropa: acabó pillando una pulmonía.

Estrenada la película, no es que fuera un gran éxito en su momento, pero no estuvo mal: realizada con un presupuesto de 1,2 millones de dólares, consiguió recaudar 140. Y tras 40 años de historia ha resultado ser una de las películas más exhibidas de la historia del cine.

Y un par de píldoras para poner punto final a este apartado de curiosidades. La primera de ellas nos lleva al cartel, donde se ven unos sugerentes labios, los de la modelo Lorelei Shark. La segunda es que los créditos se inspiraron en dibujos de Man Ray, un artista modernista norteamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *