El argumento quizá sea lo menos importante, al menos ahora que el espectáculo ha eclipsado a todo el hilo argumental y la fiesta sobrepasa ya al fenómeno simplemente artístico.

Aun así, un breve resumen de The Ricky Horror Picture Show sería el siguiente:

RHPS1La historia comienza con una pareja que van de viaje en un coche después de que el novio le proponga matrimonio a la chica. En medio del trayecto se les avería el coche y tienen que buscar a alguien para que les ayude por lo que dan con un siniestro castillo lleno de gente muy muy rara. Dentro de este castillo conocerán al mayordomo, a su hermana, a un grupo de transilvanos travestidos y a un científico que está trabajando en un experimento para dar vida a otro hombre.

Este hombre, un rubio con el que soñaría cualquier chica, nace en el laboratorio del científico y ocurren hechos algo violentos que no quiero destacar para no hacer spoiler. Dentro del castillo se suceden los líos sexuales y las triquiñuelas de los personajes para conseguir sexo. Como si se tratase de una telenovela actual, los cotilleos, las mentiras y los despechos se dan lugar en un recinto tan bizarro como especial que le confiere a la historia un tono cómico y satírico adornado con el tinte del género de serie B.

Después de las persecuciones, los insultos y los ‘disgustos’, los personajes acaban bailando en un espectáculo de cabaret repleto de transexuales con los que se produce una escena más propia de una orgía que de un show en una piscina estratégicamente traída a escena.

¿Cómo podría acabar esto? Pues con una escena surrealista de extraterrestres donde todavía quedan más muertes y dos personajes vuelven a su país en su galaxia natal, Transilvania.

La crítica final del narrador deja entrever la escoria humana en la que podemos llegar a convertirnos en una sublime comparación de nosotros mismos con los insectos.

Después de todo lo que conlleva el fenómeno The Rocky Horror Picture Show imaginarás que existen cientos de anécdotas referidas tanto a la propia película como a las representaciones que se han hecho y se siguen haciendo de la misma en modo musical. Aquí te traemos algunas de las más interesantes.

La censura siempre ha estado muy presente en todo el mundo TRHPS, Y en Sudáfrica, por ejemplo, el film fue prohibido al poco de estrenarse, pero para entonces ya eran más de 250.000 espectadores los que habían disfrutado de semejante obra de culto.

La película rebosa sexo y transgresión por los cuatro costados, quizá sea esta una de las razones por las que ha conseguido tanto éxito y las críticas por la aparición y el tratamiento del travestismo en durante las casi dos horas que dura el show han contribuido a hacerla aún más grande.

rocky-horror-picture-showLos grandes actores y directores actuales también han quedado prendados del encanto de O’Brien y el mismísimo Steve Martin llegó a hacer una prueba para interpretar a Brad Majors, pero eso no queda ahí, ya que los homenajes a TRHPS están presentes por todos lados, y así, en la serie ‘Glee’ llegaron a rodar un capítulo llamado ‘The Horror Glee Show’ donde eliminaron algunas partes de la original por la ya comentada censura. Pero Sudáfrica no fue el único país con este problema, ya que también sucumbió en Francia, Australia, Japón, Alemania, Suecia, Finlandia, Italia, Gran Bretaña e incluso Estados Unidos.

La simbología de la película no se queda sólo en el sexo y la transgresión, sino que también aparecen numerosas referencias a las productoras de cine clásico como Warner, MGM o Universal.

Encierra una crítica a la homofobia con simbología gay (triángulos) escondidos por toda la obra, medias de rejilla llevadas elegantemente por hombres y un homenaje bizarro a la película ‘Tiburón’ con unos labios imitando a éste en los anuncios emitidos durante 1975.

En un principio el film iba a ser rodado en blanco y negro, pero seguramente lo desestimaron por la fuerza que proporcionaba el color, con lo que acertaron de pleno.

Existen muchísimas más y los fans más adeptos sacan lecturas incluso demasiado rebuscadas, lo que es seguro es que no te dejará indiferente.