En la actualidad, rodeados de los cambios más influyentes del siglo XXI, tras el avanzado punto trascendental que ha elevado a cantidades altísimas el modernismo, se vienen presentando una serie de manifiestos de vanguardia, que ponen al frente la inclusión a ciertos derechos que deben inducirse en la sociedad, como símbolo de respeto a la diversidad de género, bajo la estructura de una cadena de personalidades que se inmergen en el marco de la sexualidad.

Hay ciertos elementos fílmicos u otras artes del siglo pasado, que mediante su herramienta de enseñanza a la sociedad, indujeron ciertos augurios sobre lo que posiblemente viniese a ser un suceso futuro. Tomando en cuenta que para el ámbito del mundo cinematográfico, hay una posibilidad más objetiva y precisa para entrar en la mente de la sociedad, gracias a su carácter estético y visual, que persuade el pensamiento y la conciencia de la sociedad.

El film producido por Jim Sharman, inspirado en una producción ya publicada hacía años atrás, demuestra como el esteticismo de una realidad, ajena al pensamiento correcto, dentro del orden social, derriba una muralla de ideales bizarros sobre una concepción dada por el mundo natural hacía los gustos de un ser humano hacía otro.

Parodia a los manifiestos del género musical que causa revuelo

Este show audiovisual, influye y fusiona los parámetros de una obra de arte, del verdadero sentido de este recurso inagotable hasta los tiempos. Forma parte de la identidad abstracta y estética de grandes influentes de la música del género pop del momento, matiza lo grotesco en una simbología única que prevé, los valores que enmarcan la educación de la sociedad futurista.

Puede verse como una película de carácter paródico hacía lo oculto de lo real, pero en sí, desviste el maniquí que esconde sus lentejuelas de prejuicios.

Una respuesta de apoyo a la igualdad de género del momento

El carácter carnavalesco de The Rocky Horror Picture Show, caracteriza el ideal que en la actualidad se enaltece, el concepto banal propiamente conservador que se quiere erradicar, trayendo consigo un paso al derrocamiento de la discriminación, haciendo permisivo el hecho de ser libres y con ideales propios que deben respetarse. La igualdad de género, por gustos sexuales diferentes es el punto de manifiesto vanguardista más fuerte del momento, este material visual clásico, debe servir como instrumento para su propagación en las generaciones de ahora a fin de educar el pensamiento social y debatir un concepto erróneo, que enmarca el orden de ideas bizarras, y la conciencia cerrada del hombre y la mujer clásica, casi primitivos.

La cultura pop del siglo XX reivindicándose

Muchos desconocen la existencia de este tipo de material audiovisual, por tanto, es importante reivindicar el manifiesto de la cultura pop del siglo XX, como instrumento de un hecho no novedoso a la actualidad, siendo soporte para esclarecer que la lucha contra la diversidad sexual, no es una concepción traída por el modernismo, al contrario, es un concepto que ha sido ocultado para las épocas clásicas y con la entrada de las jóvenes generaciones, se ha masificado la protesta como el deber de ejercer respeto y no condicionar ni maltratar física y psicológicamente, la forma de vivir del humano, naturalmente libre de pensar y decidir por sí solo.