El argumento quizá sea lo menos importante, al menos ahora que el espectáculo ha eclipsado a todo el hilo argumental y la fiesta sobrepasa ya al fenómeno simplemente artístico.

Aun así, un breve resumen de The Ricky Horror Picture Show sería el siguiente:

RHPS1La historia comienza con una pareja que van de viaje en un coche después de que el novio le proponga matrimonio a la chica. En medio del trayecto se les avería el coche y tienen que buscar a alguien para que les ayude por lo que dan con un siniestro castillo lleno de gente muy muy rara. Dentro de este castillo conocerán al mayordomo, a su hermana, a un grupo de transilvanos travestidos y a un científico que está trabajando en un experimento para dar vida a otro hombre.

Este hombre, un rubio con el que soñaría cualquier chica, nace en el laboratorio del científico y ocurren hechos algo violentos que no quiero destacar para no hacer spoiler. Dentro del castillo se suceden los líos sexuales y las triquiñuelas de los personajes para conseguir sexo. Como si se tratase de una telenovela actual, los cotilleos, las mentiras y los despechos se dan lugar en un recinto tan bizarro como especial que le confiere a la historia un tono cómico y satírico adornado con el tinte del género de serie B.

Después de las persecuciones, los insultos y los ‘disgustos’, los personajes acaban bailando en un espectáculo de cabaret repleto de transexuales con los que se produce una escena más propia de una orgía que de un show en una piscina estratégicamente traída a escena.

¿Cómo podría acabar esto? Pues con una escena surrealista de extraterrestres donde todavía quedan más muertes y dos personajes vuelven a su país en su galaxia natal, Transilvania.

La crítica final del narrador deja entrever la escoria humana en la que podemos llegar a convertirnos en una sublime comparación de nosotros mismos con los insectos.

Después de todo lo que conlleva el fenómeno The Rocky Horror Picture Show imaginarás que existen cientos de anécdotas referidas tanto a la propia película como a las representaciones que se han hecho y se siguen haciendo de la misma en modo musical. Aquí te traemos algunas de las más interesantes.

La censura siempre ha estado muy presente en todo el mundo TRHPS, Y en Sudáfrica, por ejemplo, el film fue prohibido al poco de estrenarse, pero para entonces ya eran más de 250.000 espectadores los que habían disfrutado de semejante obra de culto.

La película rebosa sexo y transgresión por los cuatro costados, quizá sea esta una de las razones por las que ha conseguido tanto éxito y las críticas por la aparición y el tratamiento del travestismo en durante las casi dos horas que dura el show han contribuido a hacerla aún más grande.

rocky-horror-picture-showLos grandes actores y directores actuales también han quedado prendados del encanto de O’Brien y el mismísimo Steve Martin llegó a hacer una prueba para interpretar a Brad Majors, pero eso no queda ahí, ya que los homenajes a TRHPS están presentes por todos lados, y así, en la serie ‘Glee’ llegaron a rodar un capítulo llamado ‘The Horror Glee Show’ donde eliminaron algunas partes de la original por la ya comentada censura. Pero Sudáfrica no fue el único país con este problema, ya que también sucumbió en Francia, Australia, Japón, Alemania, Suecia, Finlandia, Italia, Gran Bretaña e incluso Estados Unidos.

La simbología de la película no se queda sólo en el sexo y la transgresión, sino que también aparecen numerosas referencias a las productoras de cine clásico como Warner, MGM o Universal.

Encierra una crítica a la homofobia con simbología gay (triángulos) escondidos por toda la obra, medias de rejilla llevadas elegantemente por hombres y un homenaje bizarro a la película ‘Tiburón’ con unos labios imitando a éste en los anuncios emitidos durante 1975.

En un principio el film iba a ser rodado en blanco y negro, pero seguramente lo desestimaron por la fuerza que proporcionaba el color, con lo que acertaron de pleno.

Existen muchísimas más y los fans más adeptos sacan lecturas incluso demasiado rebuscadas, lo que es seguro es que no te dejará indiferente.

Lo vas a pasar genial, eso seguro, pero si encima tienes las instrucciones para interactuar de la mejor forma posible con el espectáculo ya puede convertirse aquello en una experiencia adictiva.

Empezaremos por explicar que en cada show, antes de entrar a la sala, se te proporciona un kit con varios artilugios que tendrás que usar durante el transcurso de la función. Este kit varía un poco dependiendo del país donde se represente o la compañía que lo haga, pero básica y generalmente consta de:

-Arroz: suele tirarse directamente al escenario cada vez que aparece una iglesia o cualquier escena relacionada con una boda. Lánzalo al escenario lánzalo a tus compis de al lado, total libertad.

-Periódicos: deberás cubrir tu cabeza con él cuando en el escenario comience a llover, o usarlo para otras cosas que se te ocurran…

-Pistolas de agua: sirve para simular la lluvia por la que deberás taparte con el periódico. Elige pistola, periódico o ambas si has venido a jugar.

-Linternas o mecheros: cuando oigas ‘¡hay una luz!’ enciende tu linterna, tu mechero o la luz que lleves encima, eso sí, ojo que tienes un periódico de papel en la cabeza y nadie quiere salir ardiendo.

-Guantes de goma: deberás ponértelos cuando el protagonista lo haga en el escenario e imitar a un doctor al compás que lo hace éste también.

-Matasuegras: al final del discurso, cuando los transilvanos comienzan a aplaudir. Tú formas parte de ellos.

-Confeti: cuando los protagonistas se encuentran en la habitación, como buen transilvano deberás hacer lo mismo que el resto y lanzarles confeti.

-Papel higiénico: cuando escuches ‘Great Scott!’ con una voz llorosa en la escena del laboratorio deberás lanzar tu rollo de papel para secar esas lágrimas, aunque los rollos no van siempre dirigidos al escenario. De poco sirve ahora protegerte con el periódico.

-Tostadas: cada vez que griten la palabra tostada tendrás que lanzar la tuya. Como advierten desde la organización, preferiblemente sin untar, pero bueno, siempre habrá papel higiénico para limpiarte.

-Gorros de fiesta: cuando se lo pongan los actores, ya sabes, a hacer lo mismo.

-Campanita: cuando en el escenario digan ‘¿has oído ese sonido de una campanita?’ pues a sacar tus llaves o cualquier objeto metálico que pueda hacer dicho sonido.

-Cartas: cuando suenen las  canciones ‘I’m go home’ y ‘Cards for sorrow, cards for pain’.

-Perritos calientes: cuando buenamente quieras, no hay un guion con ésta.

ROCKY-HORROR-2

¿Y aquí dónde vemos ‘The Rocky Horror Picture Show’?

Si quieres adentrarte en el mundo del frikismo máximo con el espectáculo que forman, si  has visto la película hace años, hace poco, pero te ha atrapado de una manera tan intensa que tienes las incontenibles ganas de conocer uno de estos sitios donde la recrean con mayor extravagancia incluso que en la propia pantalla pero no tienes suficiente dinero o ganas como para irte a Nueva York (donde la pasan todos los viernes y sábado en los Bow Tie de Chelsea) hay alguna alternativa en nuestro país.

rocky7Cómo no, Barcelona y Madrid son los referentes en este aspecto, y los teatros a los que puedes acudir consultando horarios de las funciones son el Teatre Raval de Barcelona, el favorito de cerrajeros Barcelona, Teatro del Arte de Madrid, en Lavapiés, y la sala We Rock, que ha organizado este último 14 de febrero una función especial al lado de Gran Vía con tu correspondiente kit de participación y por primera vez con la versión en castellano.

Ya avisan desde los distintos sitios donde organizan el show, tanto si es tu primera vez como si eres un fan empedernido de ‘TRHPS’ hay un hueco para ti en toda esta locura, eso sí, si eres menor de 16 años deberás ir acompañado de un adulto que se haga responsable, y por supuesto, no te dejarán beber alcohol dentro de la sala, como en cualquier otra discoteca o lugar parecido en nuestro país.

En Valencia, por ejemplo, los últimos asistentes, cerrajeros Valencia o Alexandra Jiménez entre ellos, confesaban al finalizar la función que se puede considerar un desahogo, una sesión desestresante gracias a la cual durante dos horas puedes ser otra persona, puedes soltarlo todo ‘a grito pelado’ y todavía quedarte con ganas de repetir en la siguiente función. Y cómo no, hacerlo.

Recuerda que lo único que tienes que traer a la sala son ganas de liarla y algo de sinvergonzonería.