Aunque todavía queda mucho para Halloween, muchas personas ya tiene en mente qué disfraz quiere llevar ese día. Unos deciden comprarlos por internet, otros ir a la tienda más barata y otros deciden crearlo con sus propias manos. Como saben hay disfraces de los más variopintos desde vampiro, diablesa, calavera o zombie.

Pero hay algunas personas que piensan aún más, que quieren destacar por tener un disfraz diferente y original. Por eso ha aumentado el número de personas que deciden disfrazarse de algún personaje de la película Rocky Horror Picture Show.

Algunos considerarán que es totalmente friki, pero lo que no saben es que su manera de vestir ha traspasado la pantalla y lo toman como referencias para sus disfraces.

Como saben algunas salas de cine tienen el privilegiado de visionar la película y gran parte de los asistentes acuden al cine ataviado con algún disfraz de su protagonista favorito. Entre los más vendidos por Internet se encuentra el de Magenta. Además de esto podemos añadir que acuden a peluquerías para que sus peinados sean los más parecidos posible a los de sus ídolos. Los maquilladores también ejercen su labor e intentan que la persona no pase para nada desapercibidos en ese día.

Pero tal es la pasión por esta película, que algunos no esperan hasta el día de Halloween para disfrazarse sino que cuando se proyecta esta película, acuden disfrazados, consiguiendo que las salas de cines se convierta en un auténtico espectáculo.

En España, concretamente en Valencia, el 31 de Octubre de cada año, los amantes de este tipo de película acudan a la proyección de la película con sus mejores galas. Por un día quieren sentir cómo se sentía Tim Curry con un corsé o en un vestido muy parecido al que llevaba Susan Sarandon. P.T.

La película Rocky Horror Picture Show con el paso del tiempo se ha convertido en un gran fenómeno de masas.

Tras el éxito del musical, el director Jim Sharman decidió llevarlo a la gran pantalla de la mano de dos grandes actores Tim Curry y Susan Sarandon.

Al principio la película tuvo obviamente algunos detractores por los valores que se manifestaba a la sociedad y que iban en contra de los valores tradiciones. Pese a los años de su estreno, sigue teniendo furor.

Y su éxito radica como lo hemos comentado antes en esa manera transmitir libertad en cualquier sentido y de normalizar conductas y deseos sexuales que antes eran calificados como vicios. No se conoce ninguna película de ese momento que haya tratado, este tipo de temas ya que antes sería impensable. De ahí, su éxito, no poner límites.

Pero este film también se ha reído de ciertos valores religiosos como la castidad. Y en algún momentos la película nos lleva a definirla como una completa locura y diferente al tipo de cine al que estamos acostumbrados.

Los inicios de esta película no fueron buenos a nivel comercial. No tenía la respuesta esperada por el público y aquí jugó papel importante la publicidad. Decidieron proyectar este tipo de contenidos en salas alternativas, en sesiones nocturnas y ahí es cuando ahí empezó a convertirse en fenómeno de masas. Incluso en algunas salas de cine, se incitaba a la gente a que pudiese acudir disfrazado de algunos de los protagonistas de la película, para reducir así el precio de su entrada. También el éxito de esta película radica en el tipo de música utilizada, por aquel entonces, el rock y cómo la película también combina con gran destreza los diálogos con los actos musicales.

Rocky Horror Picture Show se convirtió en la primera película de culto y para los expertos en una obra imprescindible de la cultura pop del S. XX. P.T.

Para los cinéfilos empedernidos de este tipo de películas, conocerá The Rocky Horror Picture Show. Este film está basado en una comedia musical inglesa.

Para los que no lo sepan, esta película narra cómo una pareja acuden a casa de un antiguo profesor y durante el camino sufren un percance con el coche. Ambos deciden acudir a un castillo cercano para que le ayuden. El dueño, el Dr. Frank-N-Furter, ya nos empieza a recordar al monstruo de Frankenstein, se encargará de crear el monstruo llamado Rocky Horror.

El tema central básicamente de la película es el deseo sexual. Dr Frank crea esa genialidad solo para incitar ese apetito sexual. No podemos olvidar que la pareja, Janet y Brad, son vírgenes y quieren esperar hasta el matrimonio para dar ese importante paso.  Durante todo el visionado la pareja interpretada por Barry Botwich y Susan Sarandon, son incitados para llevar a cabo el acto sexual.

ssarandonPara Frank también es importante el culto al cuerpo y por eso crea a Rocky Horror, con una perfecta silueta, acorde a su gusto estético y que satisfaga sus apetitos sexuales. Frank se viste como una mujer empezando a dar a paso a los conocidos como drag queens.

Todo lo que ocurre dentro de ese castillo, incita a tener sexo. Pese a la fecha de su estreno, 1975, es una película que quiere dejar a un lado ciertos prejuicios que todavía por desgracia, la sociedad siguen sin despojarse. Uno de ellos es no poner barrera al deseo o al amor ya sea entre dos hombres, dos mujeres o un hombre y una mujer. Otro tabú podría ser hablar sobre relaciones sexuales antes o después del matrimonio.

Un personaje que nos lleva también a esa evocación sexual podría ser la criada Magente, interpretada por Patricia Quin. Una mujer con un espectacular contoneo de caderas, labios carnosos y mirada hipnotizante.

Para aquellos que no han tenido oportunidad de ver a una jovencísima Susan Sarandon cantando, no se la pierda en Rocky Horror Picture Show.

Sin duda alguna un honor haber realizado un homenaje de esta cinta para los productores de la serie estadounidense que se ha convertido en un fenómeno mundial y que identifica a gran número de adolescentes a nivel mundial con su grandiosa trama y espectaculares canciones.

No cabe duda que la serie de Glee se ha convertido en un hito en la trama musical de series de televisión y por supuesto no sería una serie basada en temas musicales representados por un club de secundaria sin haber interpretado temas de la película que se volvió un culto mundial denominado Rocky Horror Picture Show.

Fue en su episodio número cinco, de la temporada secuela de la serie donde se produjo dicho homenaje, dicho episodio fue dirigido por Adam Shankman y escrito en su totalidad por Ryan Murphy, y la trama del episodio en particular se centra en la creación de una obra musical de la preparatoria, por parte del club Glee, cuyo nombre de conjunto registrado es el de New Directions y estos deciden realizar un tributo a la obra cinematográfica de The Rocky Horror Show, mientras la enemiga del club, que constantemente intenta desmantelarlo, en este cao hablamos de la entrenadora del grupo de cheerleaders Sue Sylvester, papel interpretado por la actriz Jane Lynch, intenta sabotear la obra, mientras que el director de la banda escolar trata de acercarse nuevamente a su nuevo amor.

Simultáneo a esto el elenco entero y los integrantes del club, intentan hacerle frente a sus problemas de apariencia, haciendo un homenaje a lo que representaba la cinta cinematográfica en ese entonces, poniendo bastante énfasis en el personaje de Kurt.

Algunas características de la película fueron simplemente quitadas de foco, mientras otras fueron suavizadas debido a que este es un programa de televisión cuya audiencia es mayormente considerada juvenil, y mayormente por adolescentes, aunque en cuanto a la representación de los temas musicales para el creador Richard O’Brien presentó una gran decepción la dilución de sus temas, pues solo siete temas fueron versionados en la serie y la duración de los mismos para su estreno fue de una semana entera.

Sin embargo el extended play lanzado por la producción Glee, y cuya denominación fue Glee: The Music, The Rocky Horror Glee Show, alcanzó la posición sexta en la lista billboard de las 200 mejores canciones, posicionando a Rocky Horror en su mejor marca en esta lista, no así con lo realizado por el elenco Glee anteriormente.